¿Qué es y qué no es marketing de contenidos?

¿Qué es y qué no es marketing de contenidos_ (Copy)
El objetivo del marketing de contenidos es posicionar a la marca como experta a partir del contenido que genera valor a la audiencia.

De acuerdo con el presidente y fundador del Content Marketing Institute, Joe Pulizzi, el mercadeo de contenidos es “una técnica de creación y distribución de contenido relevante y valioso para atraer, adquirir y llamar la atención de un público objetivo bien definido, con el propósito de impulsarles a ser futuros clientes”.

El contenido puede ser tan versátil como lo requiera la audiencia; por eso puede producirse en varios formatos: artículos, videos, infografías, podcasts, entre otros. Lo importante es considerar al contenido como una herramienta para responder las inquietudes de los usuarios respecto a un tema. Es decir, consiste en brindar la información que buscaban o en guiarlos a los lugares en donde se puede encontrar.

¿Qué no es marketing de contenidos?

No estamos en presencia de marketing de contenidos cuando se utiliza para promocionar productos o servicios con tono publicitario. Tampoco al publicar contenido que solo brinda información general o con el único fin de mantener una presencia en internet (que a veces ni corresponde con los valores de la marca).

Una buena estrategia de marketing de contenidos construye vínculos entre la marca y su audiencia (leads y clientes) y crea contenidos para responder a necesidades específicas del público meta (o buyer persona). De esa forma se garantiza que la audiencia consuma contenido cercano y personalizado, plenamente adaptado a su realidad.

No se hace content marketing para vender –o al menos no de forma directa– sino para entregar a la audiencia contenido valioso, oportuno y afín. En algunos casos, también se trata de ofrecer herramientas que les permitan a las personas tomar una decisión informada antes de realizar una compra. Para ello se brindan recomendaciones, argumentos, datos duros y ventajas y desventajas.

¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para elaborar una estrategia de mercadeo de contenidos?

La audiencia debe estar siempre de primero. Por eso es necesario investigar sobre los temas relevantes relacionados con el área de actuación o desempeño de la marca. La opinión de la audiencia tiene valor y es fundamental para determinar de qué manera proceder. Asimismo, el contenido debe “vivir” en la página de la marca y no en páginas de terceros (branded content), porque la marca es su propio medio de comunicación.

En resumen, el marketing de contenidos consiste en:

1.      Conocer bien a la audiencia, sus intereses y necesidades.

2.      No interrumpir el contenido con anuncios y publicidad tradicional. El usuario, que llega a la marca porque busca respuestas, debe consumir el contenido de forma voluntaria y sin presión.

3.      Responder a una planificación estratégica que incluya objetivos, medición, análisis de datos, segmentación, definición del tipo de formato de preferencia y programación editorial, entre otros aspectos.

4.      Alinear el contenido con los valores que defiende la marca; esto permite una asociación más rápida entre el contenido y la marca, sin confundir a la audiencia.

5.      Establecer un cronograma de producción. El marketing de contenidos requiere dedicación y creatividad; tener prisa no ayudará a ofrecer un producto de calidad, y por ende, a captar clientes. Un contenido mediocre es peor que no producir ningún contenido.

¿Cuáles son sus beneficios?

·         Transmite autoridad y confianza

Al compartir de forma constante contenido de calidad, el público objetivo percibe a la marca como una fuente de conocimiento sobre un área o tema. Por tanto, el público volverá para aclarar dudas y desarrollará una preferencia por la marca, pues comenzará a citarla, recomendarla e interactuar con ella mucho más.

·         Permite generar leads calificados y, posteriormente, ventas

Cuando se comparte contenido significativo para la audiencia, la marca se posiciona como experta en la mente del lead, se crea un vínculo basado en la información y aumenta la probabilidad de compra.

·         Es asequible y efectivo

Según un estudio de HubSpot, el mercadeo de contenidos cuesta 62% menos que el mercadeo tradicional y consigue tres veces más prospectos.

·         Favorece el posicionamiento SEO

Ser una fuente de información útil se traduce en más visitas. Como consecuencia, la marca ocupa las primeras posiciones de los buscadores.

·         Potencia la imagen

De acuerdo con Content+), uno de cada tres usuarios sigue a una compañía por sus contenidos de valor y, por eso, considera que la empresa se preocupa por atender sus necesidades.

Para los usuarios, el contenido es lo más relevante: antes de tomar una decisión, leen en promedio hasta 11,4 artículos de la marca, de acuerdo con el estudio de HubSpot.

Las empresas deben estar conscientes de la influencia que la información tiene en los usuarios y de que compartir contenido de calidad las convierte en fuente de información fiable y de calidad. La audiencia necesita ayuda para decidir; responder de forma adecuada y oportuna la atrae y la fideliza.